<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7050621\x26blogName\x3dLuz!+C%C3%A1mara!...SPLAT!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://rorrofilms.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://rorrofilms.blogspot.com/\x26vt\x3d-1369563629618031958', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Secretary - 2002


Título en español: La secretaria
Escrita por Erin Cressida Wilson
Dirigida por Steven Shainberg
Protagonizada por Maggie Gyllenhaal, James Spader, Jeremy Davies, Patrick Bauchau y Lesley Ann Warren
Duración: minutos

Una de las características que diferencia al cine independiente del cine de los grandes estudios de Hollywood, es la libertad que tienen en contar prácticamente cualquier historia que quieran sus creadores. Las tramas de estos films van de los más bizarro a lo más común y corriente, de las cosas extraordinarias escondidas en un mundo trivial a las trivialidades de la vida de seres extraordinarios.

Estas películas le dan libertad no solo a sus escritores y directores, sino también a los actores, quienes reciben una oportunidad de interpretar personajes más profundos, más complejos y más fuera de lo común que los que se ven limitados a tener en las grandes producciones.

En algunas ocasiones, esa libertad y esas historias y personajes 'que se salen del molde' logran crear pequeñas gemas escondidas del cine y nos revelan los talentos ocultos de sus realizadores. Nos hacen pensar. Hacen que nuestra imaginación vuele.

Pero en otros casos, estos films son tan diferentes que no logran hacer una real conexión con el espectador. Son tan diferentes que no logran definir qué tipo de película quieren ser, ¿un drama? ¿una comedia? ¿un thriller? ¿todas las anteriores?.

The secretary pertenece a este último grupo...

Este film de Steven Shainberg sobre la curiosa relación sadomasoquista que se genera entre una sumisa secretaria y su dominante jefe no termina de aclarar qué es lo que quiere contar. ¿Será que no tiene ningún mensaje? ¿Será que el mensaje es tan profundo y complejo que no lo entendí? ¿Será que no importa?

Lee (Gyllenhaal) es una tímida chica que acaba de salir de un hospital mental para asistir a la boda de su hermana. Entre sus gustos está hacerse daño en el cuerpo utilizando toda suerte de artefactos punzo-penetrantes y por esta razón su madre (Warren) tiene todos los cuchillos de la casa bajo llave.

Un día decide buscar trabajo, y lo consigue como la secretaria de un abogado con un comportamiento bastante extraño (Spader). A medida que comienza a trabajar en el pequeño bufete las personalidades de ambos van aflorando al verse complementadas la una con la otra. El abogado, E. Edward Gray, gusta de dar estrictas órdenes a Lee y de castigarla siempre que no las cumpla o que cometa un error, y a Lee enloquece y se excita cada vez que su jefe la maltrata o la agrede verbalmente. La agresividad de sus encuentros va escalando cada vez más, hasta llegar a un punto en el que no hay vuelta atrás...

...y el problema de la película es que no pasa nada más. Aparte de una tímida sub-historia en la que Lee tiene un par de salidas con un antiguo amigo del colegio (Davies), y otra en la que su padre lucha contra el alcoholismo, el film se limita a los encuentros entre Lee y Edward.

Y aunque esto no suene tan mal, lamentablemente, después de un rato estas escenas pierden su impacto. ¿Qué está tratando de lograrse? ¿Impactar a la gente? ¿Excitarla? ¿Hacerla reir? ¿Hacerla sentir lástima por Lee?. Cualquiera de estas preguntas pudiera responderse con un sí, mientras que otras que son igual de importantes se quedan en el aire. ¿Por qué Lee se lastima a sí misma? ¿Por la situación de su familia y su padre alcohólico?, ¿Por qué Edward es así?

El final de la película no ayuda a aclarar estas preguntas, sino que más bien les da una conclusión apresurada y poco satisfactoria.

Y a pesar de que como un todo, The secretary se queda corta en llegar a ser una buena película, esto se debe más al guión que a la dirección o a las actuaciones, particularmente la de Gyllenhaal, quien se luce con una extraordinaria interpretación como una mujer sumisa, introvertida y poco segura de si misma, que va tomando más confianza a medida que la historia se va desarrollando.

No es un film para todo el mundo. De hecho, me parece que es un film para un grupo de gente, más bien reducido, que sepa apreciar al cine como una herramienta descriptiva, o que prefiera ver películas que sirvan como tema de discusión luego de ser vistas. Y quizás para aquellos que disfruten de un estilo de vida S&M...



comentarios: Publicar un comentario

Regresa a la página anterior...