<!-- --><style type="text/css">@import url(https://www.blogger.com/static/v1/v-css/navbar/3334278262-classic.css); div.b-mobile {display:none;} </style> </head><body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7050621\x26blogName\x3dLuz!+C%C3%A1mara!...SPLAT!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://rorrofilms.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://rorrofilms.blogspot.com/\x26vt\x3d-1369563629618031958', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

King Kong - 1933


Título en español: King Kong
Escrita por James Ashmore Creelman & Ruth Rose
Dirigida por Merian C. Cooper & Ernest B. Schoedsack
Protagonizada por Fay Wray, Robert Armstrong & Bruce Cabot
Duración: 102 minutos

Poder regresar a los viejos clásicos del cine me parece tanto entretenido como didáctico, más aún en los casos de cintas que han sido versionadas recientemente. Mi intención era ver el film original de King Kong de 1933, dirigida por Merian C. Cooper, contemporáneamente con la versión más reciente de Peter Jackson, pero la logística de conseguir el DVD se me complicó y no fue sino hasta cinco meses después que pude obtenerlo, lo que quizás haga que esta reseña pierda un poco de validez como pieza de comparación, pero al menos sirve para recordar uno de los más famosos films de todos los tiempos.

A estas alturas es innecesario volver a comentar la trama, archiconocida por todo el mundo, así que posiblemente resulte más interesante hablar sobre las diferencias de esta versión original con las posteriores copias.

En mi humilde opinión, podemos obviar la versión de Dino De Laurentiis de 1976 (Jessica Lange o no), y enfocarnos en las otras dos cintas -- separadas por 72 años de avances tecnológicos y de cambios en el cine que hacen prácticamente imposible compararlas directamente.

Verán, en 1933 no existían efectos visuales avanzados ni computadoras para crear al gorila gigante, tal como lo hiciera fabulosamente el equipo de WETA para la versión del 2005, por lo que Cooper se tuvo que "conformar" con la animación stop motion de Willis O'Brien, y uso comillas porque aún cuando ese tipo de trabajo nunca alcance el nivel de realismo visto en las películas más actuales, el resultado alcanzado por el equipo de O'Brien es verdaderamente asombroso, para quitarse el sombrero. Ver las escenas de Kong peleando con los dinosaurios, o con la serpiente, hace que el espectador se transporte a otra época -- más aún cuando uno recuerda que haber visto esas mismas escenas fue lo que inspiró a Ray Harryhausen a dedicarse a la animación (si no saben de quién hablo, hagan click aquí para que lean sobre esta leyenda Hollywoodense).

Además de las lógicas diferencias que se presentan por esos 72 años de diferencia entre una cinta y la otra, la versióin original es mucho más compacta que la de Jackson. En ella la historia se mueve mucho más rápidamente y apenas necesitamos unos minutos de cinta para encontrar a todos los personajes embarcados rumbo a la Isla Calavera, y otros tantos para apreciar a Kong por primera vez. De hecho, a pesar de tener una duración relativamente larga, King Kong transcurre fluidamente y sin desperdicios.

Si hay algunas escenas, o líneas de diálogo, que pueden resultar cursis y anticuadas para el espectador moderno, pero si uno es capaz de obviar esos detalles (recordemos que hablamos de una película de hace siete décadas), el disfrute de esta película es completo.

Y así como en la versión de Peter Jackson uno salía enamorado de Naomi Watts (está bien, confieso que yo ya estaba enamorado de ella), lo mismo ocurre en la versión de Cooper con Fay Wray. Es otro tipo de belleza, pero es igualmente cautivadora...

Ciertamente, King Kong es una pieza de colección, y quizás no sea atractiva para el espectador casual de cine, pero si uno tiene al menos un leve interés en conocer la historia del séptimo arte, esta es una de las cintas que deben ser de visión obligatoria.

King Kong es mi film favorito del 1933

Si quieres leer mi reseña de la versión de Peter Jackson, haz click aquí: King Kong (2005) ()

¿Quieres hablar de esta u otras películas? Visita nuestros FOROS

Etiquetas:



comentarios:
exelente pelicula sin duda alguna, pero prfiero millllllllllllll veces la actuacion de Naomi a la de Fay, el personaje de Fay odia al gorilla, lo despresia pero Naomi hasta cariño le agarro, como dije una vez, Humanizar lo humano,

 
Nada hay en la versión ORIGINAL tan cursi como el bailecito sobre hielo de King Kong.

 
Publicar un comentario

Regresa a la página anterior...